Datos personales

viernes, 8 de abril de 2016

Fracaso de la negociación a tres para un gobierno en España



Por Mirta Balea

Las tan esperadas negociaciones entre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Ciudadanos (C's) y Podemos han fracasado porque ninguna de estas formaciones se ha movido un ápice de las posiciones conocidas en mas de 100 días transcurridos desde las elecciones. La posibilidad de repetirlas se acerca con celeridad.

Una reunión de dos horas la víspera, nada menos que de 18 negociadores, registró un avance nulo, aunque ha servido para que la sociedad conozca el momento en que se halla el juego político y a los líderes con voluntad real de tender la mano a un acuerdo de gobierno. PSOE y C's dieron sus respectivas ruedas de prensa al término de las conversaciones, en tanto Podemos, manejando como siempre sus tiempos políticos en busca de mayor protagonismo en los medios, dejó plantados a los periodistas y convocó para esta mañana la suya, lo que no impidió a su líder, Pablo Iglesias, llegar con media hora de retraso.

Para aliviar el malestar entre los periodistas, comenzó su endecha como si estuviera en un acto conmemorativo y recordó que un día como hoy había muerto el periodista español Manuel Couso, mientras cubría la guerra de Irak, por una bomba amiga lanzada sobre el hotel en que se hospedada, junto a otros colegas. El propósito era también retrotraer los ánimos de los presentes a la crítica popular por el papel de apoyo logístico de España en esa guerra.

Podemos se levantó de la mesa de negociación, en la que solo se ha sentado una vez antes de la cita de la víspera, al comprender que resultaba inaceptable para el resto de participantes su carta de intenciones de 20 puntos destinada a finiquitar el pacto entre el PSOE y C's. Con este programa, buscaba ningunear a C's como parte de cualquier acuerdo y conformar su papel al de la abstención en caso de investidura en el Congreso de un "gobierno del cambio". Se ha comprobado en estos días que la frase no tiene la misma connotación para unos que para otros.

A pesar del desplante, los socialistas pensaron que podrían fraguar un acuerdo tripartido basado en el pacto con C's y la carta de intenciones de Podemos y demandaron dar una respuesta el próximo lunes. Esta posibilidad ha sido descartada tras la rueda de prensa de Iglesias en la que anunció la convocatoria de las bases de la formación para determinar si deberían o no seguir en las negociaciones o darlas por finalizadas.

La convocatoria anunciada por Iglesias se ha fijado entre los días 14 a 16 de la próxima semana y el resultado se anunciará el 18. Se basará en dos preguntas: (1) ¿desean un gobierno Rivera-Sánchez? o (2) ¿están de acuerdo con las propuesta de Podemos y filiales y desean un gobierno de este perfil? Las alternativas resultan una obviedad: ellos o nosotros.

El líder de Podemos acusó reiteradamente este jueves al PSOE de estar secuestrado por el C's con una imagen que repitió hasta la saciedad: los socialistas han viajado al país de Ciudadanos, les han quitado los pasaportes y ahora no pueden regresar.

El portavoz del PSOE, Antonio Hernando, advirtió que la formación de Iglesias nunca ha tenido voluntad verdadera de dialogar como lo demuestran los dos últimos puntos incluidos en la carta de intenciones. En el 19, se habla del derecho a decidir, en los términos que han planteado siempre de un referendo de independencia únicamente en Cataluña, y en el 20, la de formar un gobierno paritario en que estén representados en igualdad de condiciones con el PSOE.

El referendo escuece a la mayoría del Congreso, formada por PP, PSOE y C's, que han advertido de su ilegalidad. Un paso de tal envergadura solo tiene encaje en la Constitución si se realiza a nivel nacional para que la sociedad en su conjunto, y no solo la catalana, decida sobre este espinoso tema. La otra posibilidad, que se ha barajado a veces, aunque no en voz muy alta, es que de hacerse en Cataluña al menos debería contar con el aval del Congreso.

El gobierno paritario ha estado todo el tiempo en la agenda de Podemos. Iglesias lo propuso incluso antes de que el jefe de estado, Felipe VI, hablara con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y le permitiera intentar una investidura de gobierno, que resultó fallida. El líder repartió las carteras de "un gobierno del cambio" como si el encargado de la formación del ejecutivo fuera él y se otorgó a sí mismo la vice-presidencia. Sánchez se encontró con la sorpresa al salir del despacho del rey.

Hace apenas una semana, cuando se entrevistó con Sánchez para preparar la reunion de este jueves, Iglesias dijo a los medios que si el escollo para un acuerdo era él estaba dispuesto a "renunciar" a la vicepresidencia. El secretario general del PSOE en una rueda de prensa posterior aclaró que Iglesias se auto-proclamó y él mismo se auto-excluyó, viniendo a decir que si no has sido vice-presidente no puedes renunciar a esto, y una suerte de mofa a lo que había presentado el otro como una de sus grandes "cesiones" para llegar a acuerdos de gobierno. 

El Congreso, que ha retomado la actividad parlamentaria a pesar de no haber un gobierno, carece de mayorías, tanto si hablamos de derechas como de izquierdas. La única posibilidad de gobernar para este último grupo sería contar con el voto de los independentistas catalanes y vascos, algo que estaría en las manos de Podemos.

PSOE y C's descartan contar con los independentistas para una investidura. En el acuerdo bilateral, excluyen la realización de un referendo catalán, que sí figura en el programa de Podemos. Esta formación acudió a las elecciones en una misma lista con En Marea y en Comú Podem, y con Compromís, que ahora va por separado, lo que le dio muchos réditos en Cataluña y País Vasco y le ata también a su compromiso para defender la independencia de esos territorios.

El PP en funciones de gobierno aprovechó el fracaso del encuentro tripartito y ha vuelto a poner sobre la mesa su plan de una coalición de gobierno con el PSOE, en la que podría incorporarse C's, siempre que la presidencia la ocupe Mariano Rajoy. Con PP y PSOE caminando de la mano habría una mayoría holgada para la investidura, pero solo C's apoya esta idea.

El PP tiembla con que pueda alcanzarse un pacto de gobierno entre el PSOE, Podemos y sus confluencias, e Izquierda Unida. El ex-presidente José María Aznar ha declarado  al diario argentino La Nación que un gobierno de este perfil sería muy negativo para España. Acusó a la formación política de Iglesias querer derribar todo el sistema democrático y sustituirlo por uno alternativo favorable a sus "ideales chavistas y leninistas".

Hernando no entiende que Podemos haya puesto sobre la mesa una carta de intenciones en vez de empezar simplemente a dialogar sobre la base del acuerdo con C's con el fin de mejorarlo. Ciudadanos y Podemos es bien sabido que son el agua y el aceite, así que por muchas esperanzas que hubieran depositado en la reunión de ayer, todos eran conscientes de su valor quimérico.

Los españoles sienten que están lejos de que pueda haber un acuerdo para un gobierno estable y las elecciones resultan inminentes. Ahora el debate es quien será el cabeza de turco responsable ante la opinión pública del fracaso de no encontrar soluciones para formar gobierno. La mayoría de encuestas advierten que realizarlas de nuevo no cambiará sustancialmente el panorama actual.
Relacionar con: http://lasnoticiasdemirta.blogspot.com.es/2016/03/los-partido-espanoles-siguen-enrocados.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario